La Final de la Champions League 2011-2012

mayo 14, 2012 in Blog de Lovingfutbol

El próximo 19 de mayo en el monumental estadio Allianz Arena de Munich, el Bayern y el Chelsea dilucidarán quién lleva a su palmarés la 57º edición de la Liga de Campeones. Los alemanes, después de ocho finales, intentarán levantar la famosa “orejona” por quinta vez, después de haberla conseguido en 1974 (Atlético de Madrid), 1975 (Leeds), 1976 (St Ettiene) y 2001 (Valencia). En cuatro ocasiones más se quedó con la miel en los labios como subcampeón, ante Aston Villa, Oporto, Manchester United, e Inter de Milán hace dos temporadas. Para el Chelsea supone el reto de conseguirla por primera vez, después de perder en la temporada 2007-2008 en Moscú la única final disputada, en la tanda de penaltis ante el Manchester United.

El camino del equipo de Jupp Heynckes comenzó en el “grupo de la muerte”, integrado por el Napoli, el Villarreal y el Manchester City. El Bayern lideró su grupo con autoridad, y en octavos de final se deshizo de una de las revelaciones del torneo, el Basilea, aplastándolo por 7-0 en la vuelta, después de haber perdido por 1-0 en Suiza. Ya en cuartos de final, el Marsella no fue rival y cayó 2-0 en ambos partidos. Pero la verdadera medida de los alemanes la tuvimos en semifinales ante el potente Real Madrid. En ambos choques nunca perdieron la cara al encuentro y supieron reponerse a los hachazos de los españoles. Demostraron una gran cohesión en todas sus líneas y una gran fuerza mental para superar la tanda de penaltis en el estadio Santiago Bernabeu, después de llegar al final del tiempo reglamentario empatados 3-3.

El Chelsea comenzó su camino en el grupo E, donde logró la clasificación en la última jornada luego de una irregular actuación. Los octavos de final frente al Nápoles fueron el punto de inflexión de los “Blues”, al remontar en su estadio un 3-1 en contra en la prórroga. Fue el comienzo triunfal de Roberto Di Matteo en el banquillo tras la destitución de Villas Boas. En cuartos de final eliminaron al Benfica portugués con gran oficio y después de mucho sufrimiento. Ya en semifinales, dejaron en la cuneta al todopoderoso Barcelona, después de vencer 1-0 en Stamford Bridge y empatar 2-2 en el Camp Nou. Es cierto que el fútbol no fue justo con el equipo español, pero el Chelsea supo utilizar sus armas jugando con un jugador menos por expulsión de Terry, consiguiendo ser mas efectivo que su oponente, marcó mas goles, dos en Barcelona y uno en Londres, y eso es lo que, en definitiva, le lleva a la final.

La mayoría da como favorito al Bayern Munich, por su trayectoria y por jugar en su estadio. Pero mucho cuidado con el Chelsea, un equipo que ha demostrado una gran fortaleza mental, que sabe aguantar la presión, y con unos futbolistas que conocen muy bien su oficio. Harán lo que sea necesario para llevar el partido a su terreno, aunque no brille el espectáculo. En su contra tienen las bajas por sanción de dos de sus valuartes en defensa como Ivanovic y Terry, así como dos de sus centrocampistas más experimentados, el portugués Meireles y el brasileño Ramires. Di Matteo espera poder recuperar en la parte de atrás a Cahill y David Luiz. Arriba siempre les quedará Didier Drogba.

Habrá que comprobar si disputar la final en el Allianz Arena es una ventaja o una presión para el Bayern, todo un ejemplo de equipo que compagina figuras, sobre todo en ataque, y juego de conjunto. También contará con ausencias importantes en su juego defensivo, como el lateral austriaco Alava, el central alemán Badstuber, y el centrocampista defensivo brasileño Luiz Gustavo. El estado de forma de Schweinsteiger y el acierto en ataque de sus puñales Ribery, Robben y Gómez, puede ser la clave para los alemanes.

Una gran final entre dos grandes del fútbol europeo actual. No son los mejores, pero sí los que hicieron mas méritos para jugarla.

Sergio Barona