Novedades en el Torneo de Fútbol argentino 2012-2013

agosto 4, 2012 in Blog de Lovingfutbol

El campeonato argentino de primera división, ahora denominado Torneo Inicial, comenzó el viernes con algunos cambios en su formato y el atractivo del regreso del popular River Plate, tras su histórico descenso de una temporada.

Semanas después de la sorpresiva consagración del modesto Arsenal de Sarandí en el Torneo Clausura 2012, el certamen argentino se prepara para comenzar con un formato renovado, que incluirá un campeón por semestre, y como novedad, la consagración de un único “supercampeón” al final de la temporada.

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) determinó la realización de un Torneo Inicial, que se jugará del 3 de agosto al 9 de diciembre próximos, y un Torneo Final, entre el 10 de febrero y el 23 de junio de 2013, cuyos ganadores se enfrentarán en una “Superfinal”.

También habrá variantes en los descensos, pues se mantendrá la controvertida tabla de promedios que divide los puntos sumados por cada equipo en las últimas tres temporadas, pero a partir de este año habrá tres descensos directos, y se eliminará la promoción (repesca) entre equipos de primera y segunda división.

Justamente, este sistema había sido el que determinó la histórica caída de River Plate a segunda división, cuando los “millonarios” perdieron en un doble duelo ante Belgrano de Córdoba.

Tras su traumático paso por la Primera B Nacional (segunda división), River vuelve a primera con la premisa de no repetir los errores que lo empujaron a un histórico retroceso, y ahora basará su estructura en el veterano delantero franco-argentino David Trezeguet, con Matías Almeyda como entrenador.

Dentro de la igualdad notoria de los últimos tiempos en la competición argentina, no parece destacar un claro candidato para el título y, por el contrario, varios de los equipos grandes estarán obligados a hacer buenas campañas para no correr problemas con el descenso, incluido River Plate.

La tabla de promedios encuentra a San Lorenzo y a Independiente como dos de los equipos de más baja puntuación, y de hecho el “Ciclón” viene de esquivar la caída a segunda en una angustiosa repesca, mientras que el “Rojo” suman muchos refuerzos esta temporada para cambiar la plantilla casi por completo.

Boca Juniors, el único de los grandes a salvo de los promedios del descenso, no contará con su ídolo Juan Román Riquelme, que decidió abandonar el club tras la caída en la final de la Copa Libertadores de América ante Corinthians, lo que abre un gran interrogante sobre las posibilidades del equipo dirigido por Julio César Falcioni.

Por otro lado, los cambios dispuestos por la AFA parecen no afectar los eternos desmanes económicos de los clubes, fuertemente endeudados a pesar de haber realizado ventas millonarias durante años.

La situación ni siquiera ha tenido solución con la intervención del gobierno, que en 2009 se hizo cargo del programa “Fútbol Para Todos”, quedándose con los derechos televisivos, para lo cual ha invertido 4.000 millones de pesos argentinos (870 millones de dólares) desde entonces.

Además de verse obligado a vender sus “joyas” a temprana edad, el fútbol argentino sufre otro mal endémico con el poder alcanzado por los “barrabravas” o hinchas violentos, enquistados en todos los clubes, y sin que parezca existir una firme decisión del Estado para combatirlos, con lo cual quedan expuestos en soledad los dirigentes que lucha contra ellos, como sucede con Javier Cantero, presidente de Independiente de Avellaneda.

La presidenta Cristina Kirchner acaba de presentar un plan para impedir el ingreso de los “barrabravas” en los estadios a través de un detector biométrico de datos, pero siempre hablando de “problemas con algunos grupitos”, y de que la violencia en el fútbol, tiene que ver con cosas que pasan fuera del estadio y no dentro”.

Con independencia de estos problémas endémicos del mundo del fútbol, lo importante es que comienza de nuevo a rodar el balón, y con él la renovada ilusión del hincha por su equipo, el clásico River-Boca y, por qué no decirlo, la mejor manera de escapar de los permanentes problemas cotidianos.

Sergio Barona – Lovingfutbol