La Selección Española y la Eurocopa 2012

mayo 28, 2012 in Blog de Lovingfutbol

A falta tan solo de 15 días para el comienzo de la Eurocopa, ha llegado el momento de la verdad para la Selección Española. El cuerpo técnico ya ha decidido el plantel que defenderá el título conseguido en 2008, y a diferencia de lo que sucedió con la convocatoria para Sudáfrica, no existe unanimidad sobre la idoneidad de los peloteros elegidos. Como suele ser habitual en el mundo del fútbol, será la clasificación al final del torneo la que dará la razón a Del Bosque o, en caso de fracaso, la que dará rienda suelta a los ventajistas de siempre, a los que esperan como hienas para masacrar al técnico con la “incorrecta elección en este u otro puesto”. Ya sucedió en el Mundial 2010 tras la derrota frente a Suiza en el debut. Vamos, lo habitual por estos lares.

Mirando el listado objetivamente, los elegidos son prácticamente los mismos que consiguieron el título mundial. Tan sólo faltan cuatro jugadores, Capdevila, Marchena, Puyol y Villa. Los dos últimos por lesión, y los dos primeros por “jubilación”. Los elegidos en su lugar son Jordi Alba y Juanfran en la defensa, Santi Cazorla en el centro del campo, y Álvaro Negredo para el ataque. Los dos carrileros llegan en un gran estado de forma y en mi opinión, mejorando los puestos que ocupan respecto del Mundial 2010, al igual que el futbolista del Málaga, que no fue a Sudáfrica por lesión, y que además ha adquirido una gran madurez y liderazgo. Quizá la elección de Negredo ha sido la más polémica, no solo por dejar fuera a Roberto Soldado y a un pletórico Adrián, sino por las alternativas en la delantera que puede dar, y que probablemente el jugador del Atlético de Madrid hubiera complementado mejor con Torres y Llorente, con su mayor movilidad y caída a las bandas, más parecido al trabajo de David Villa. Otro tema es si Fernando Torres ha hecho los méritos necesarios. Para gustos, colores.

Por lo demás, la ausencia de Carles Puyol es a priori fundamental dado su gran carisma dentro y fuera del campo, muy difícil de suplir, aunque se confía en el gran estado de forma de Sergio Ramos y la recuperación de Gerard Piqué. La buena compenetración de esta pareja puede ser una de las claves en el devenir de La Roja. El centro del campo elegido plantea pocas dudas, dada la calidad suprema de todos sus integrantes y la multitud de alternativas que ofrece. Sin duda es la principal arma de los españoles. El grado de inspiración de futbolistas como Xavi, Andrés Iniesta o David Silva será determinante en el éxito del equipo.

Lo cierto es que España lo va a tener muy difícil para revalidar. Están los mejores equipos del mundo actuales, junto a Brasil, Argentina y Uruguay. Vicente Del Bosque tendrá que trabajar muy duro tácticamente para buscar alternativas. Es erróneo comparar este equipo con el que disputó el Mundial o la Eurocopa del 2008. La diferencia estriba en que ahora todo el mundo sabe cómo juega España, con lo que el factor sorpresa desaparece. España deberá encontrar nuevas vías ante planteamientos que se le atragantan, cerrados atrás y con acumulación de hombres en defensa tratando de sorprender al contragolpe. El Chelsea ha enseñado el camino en la semifinal de Champions con el Barcelona, y otros equipos como Suiza en Sudáfrica, o EEUU en la Copa Confederaciones, consiguieron triunfar así ante la Roja. Sin lugar a dudas el primer partido ante Italia será la gran piedra de toque para España, y lo mismo se espera de los choques ante Irlanda y Croacia.

Conquistar de nuevo el título sería épico, dado que nadie ha conseguido ganar de forma consecutiva Eurocopa-Mundial-Eurocopa. Pero pienso que lo importante es continuar fieles al estilo de juego que tantas satisfacciones y tan buenos resultados han dado. El triunfo final es cuestión de detalles y del destino. ¿Alguien se ha planteado alguna vez que hubiera pasado si en cuartos de final del Mundial, Iker Casillas no hubiera parado el penalti al paraguayo Oscar Cardozo, infantilmente cometido por Gerard Piqué? Probablemente no estaríamos hablando de esto, y seguro que Shakira no viviría en Barcelona.

Sergio Barona