¿Existe el antifútbol?

mayo 1, 2012 in Blog de Lovingfutbol

La monumental sorpresa de la eliminación del Barça ante el Chelsea en las semifinales de la Champions League, ha hecho correr ríos de tinta hablando del triunfo del antifútbol. Muchos medios han puesto en entredicho los planteamientos y métodos empleados para acceder a la gran final por parte de los ingleses, renunciando al balón durante toda la eliminatoria. Incluso algunos han afirmado que creían haber visto todo cuando el Inter de Milán de José Mourinho eliminó al Barcelona en 2010 no imaginando nunca que, dos años más tarde, un equipo todavía más defensivo lograría eliminar de nuevo al campeón y máximo favorito de la Liga de Campeones.

Pero, ¿es correcto hablar de antifútbol a lo que hizo el Chelsea en semifinales? ¿No es cierto que en el global de la eliminatoria los ingleses doblegaron al Barça por 3 goles a 2, superando un resultado adverso de dos goles en el Camp Nou y jugando más de la mitad del encuentro con un jugador menos? Desde Inglaterra se califica a los “Blues” como héroes después de hablar de un partido épico, y los hinchas del Chelsea ahora mismo son los más felices del mundo y se ríen de quienes hablan de “catenaccio” y antifútbol.

Jugar a tutear y atacar al Barça hubiese sido la perdición del Chelsea. Es muy difícil jugarle de tú a tú a este Barcelona ya que, salvo el Real Madrid en alguna ocasión, quienes lo han hecho, han perdido. Por eso fue lógico salir a defenderse, y más aún estando en desventaja numérica, y ante un equipo que te ataca con diez hombres. Tuvieron que sacrificar a sus delanteros, como el caso del incombustible Drogba, y trataron de atacar cuando podían, como en las jugadas de los goles.

No estamos hablando de justicia, quien hizo merecimientos a lo largo de los dos encuentros ese fue el Barça, pero si el fútbol fuese siempre racional no sería fútbol, estaríamos hablando de otra cosa. Al final el Chelsea marcó tres y el Barcelona dos, y aquéllos jugarán la final. Otra cuestión es si a estos niveles, y con una plantilla y un presupuesto como el del Chelsea, es ético jugar así una semifinal.

En mi opinión, el fútbol es tan grande que no debe admitir encasillamientos. Es cierto que la belleza del juego hace disfrutar al amante del fútbol, pero el fútbol bello debe convivir con el resultadista. Igual de lícito debe ser ganar jugando con gran estética, con jugadas impensadas, filigranas, como el Brasil de los 70, o después de infinitos pases, como el caso del Barcelona o la Selección Española actuales, que ganar jugando de forma rocosa, conservadora, resultadista y hasta con cierto juego sucio. En ambos casos es fútbol.

Creo que en el mundo del fútbol no se puede ser reduccionista, caben todos los estilos y todos son buenos para alcanzar un mismo objetivo. La esteticidad y la practicidad no deben estar reñidas, y de hecho conviven juntas más de lo que creemos. Ambas son efectivas y ambas no lo son. Siempre predominará una de ellas ante nuestros ojos, pero la otra siempre estará próxima, acechando. Estamos hablando de fútbol señores.

Sergio Barona