Argentina 4 – España 1: La reivindicación y la caída

septiembre 8, 2010 in Blog de LovingFutbol

Se veía venir. Por lo menos, esta argentina tenía fe. Quizás era el hecho de que España, desde el principio, no jugara con su arquero estrella, Iker Casillas. También el hecho de que un amistoso no tiene la presión de un partido mundialista, por más que se juegue contra el más reciente campeón. Y claro, el primer comentario por parte de muchos españoles: “no estaba Maradona”.

En una mirada global, los dos equipos se repartieron el buen juego, al igual que varias faltas y tarjetas amarillas. En la primera mitad, Argentina dominó completamente, ante una España que, en porteño puro, “se comió” 2 goles en 15 minutos y uno más 15 minutos después. Les costó remontar, y lo hicieron especialmente en el segundo tiempo, donde el equipo ya no tenía a muchos de sus jugadores más destacados, como Silva, Iniesta, Villa y Fábregas. Aunque se sabía que Del Bosque quería darle minutos a casi todos los jugadores, el cambio de Reina por Valdés era necesario, después del resbalón del arquero del Liverpool que recordó al enorme error del inglés Green en Sudáfrica 2010.

Lo mejor de Argentina esta vez no fue la hinchada, sino la carrera que parecían estar jugando los delanteros albicelestes, quienes tuvieron el placer de marcar un gol cada uno en elMonumental” de River. Messi, que demostró mucho durante el partido, se dio el gusto de anotar el primero, y besó mil veces el escudo de su camiseta. (No era necesario, Leo, ya sabemos que estás orgulloso de ser argentino). El “Pipa” Higuaín, infaltable, clavó el segundo con una calidad impresionante y Tévez, aprovechando el resbalón de Reina, sentenció con el tercero.

España, hay que reconocerlo, tuvo mucha mala suerte. Tres tiros dieron en los palos sin lograr el gol hasta que Llorente, en el minuto 84, metió “el del honor”. Pero el “Kun” Agüero, el que faltaba, le dio a Argentina el cuarto, para lograr una victoria que reivindicó a este gran equipo, que había recibido la misma cantidad de goles en su partido despedida del Mundial.

Volviendo a Messi, “La Pulga” se ganó quizás un poco más del respeto y admiración que se venía mereciendo por parte de sus compatriotas. Se retiró con aplausos cuando D’Alessandro, que hacía años que no vestía la albiceleste, lo reemplazó hacia el final. Sin Maradona al mando, será cuestión de ver si le es más fácil alejarse de la sombra del “10” para destacarse cada vez más y lograr, junto con sus compañeros, el sueño argentino más grande, el de levantar esa copa por tercera vez en la historia.

España no se jugaba tanto como Argentina, aunque muchos españoles lo han sentido como una fuerte derrota, especialmente por la diferencia de goles en el resultado final. Por otro lado, Argentina necesitaba mucho una demostración de este tipo. Ganar, en casa, jugando bien, al campeón del mundo. España acaba de ganarlo todo, Argentina sueña con conseguirlo.

Romy-LovingFútbol