Guti: El eterno Peter Pan

diciembre 15, 2010 in Blog de LovingFutbol

guti blancoHa sido un futbolista polémico desde sus comienzos. Amado y odiado dónde los haya, capaz de deleitarnos con su talento y a su vez decepcionarnos con sus reacciones fuera de lugar.

En España siempre estuvo en boca de los mentideros futbolísticos. Cada temporada, en tertulias futboleras, se cuestionó si Guti era imprescindible o no en el once titular del Real Madrid; si era un jugador que desaparece en los partidos importantes; si era el único jugador capaz de dar sentido a la dirección del equipo; si era o no el complemento ideal de la figura estelar del momento; o si nunca tuvo continuidad con ninguno de sus entrenadores, incluido el seleccionador nacional de turno.

Lo cierto es que con Guti no existe el término medio, o se le adora o se le repudia.

Además el tiempo pasa sin piedad para todos, y el eterno jugador promesa anunció el pasado verano que no seguiría en el Real Madrid, pese a restarle una temporada de contrato. Decidía dejar el fútbol español después de una de las carreras más largas en la historia de su club. Las razones esgrimidas fueron personales. Recién divorciado, le agobiaba vivir en Madrid, no el club en sí, según sus propias palabras. Quería cambiar de aires, conocer otros lugares, y acabar su carrera fuera de España. Con la salida del Real Madrid del técnico Manuel Pellegrini parece que replanteó su decisión, pero Mourinho ya no contaba con él, y se marchó al Besiktas de Estambul, reclamado por Bernd Schuster.

En Turquía está haciendo una temporada mediocre al igual que su equipo, y no está claro que vaya a finalizar su contrato. Su reciente accidente de coche en estado de embriaguez tras la celebración de una cena de su equipo, y cuyas imágenes captadas por una TV turca han dado la vuelta al mundo, son un nuevo borrón en su imagen pública, el punto más débil de este jugador.

Guti nunca ha estado bien aconsejado, o no se ha dejado aconsejar. Su inteligencia dentro del terreno de juego siempre le ha faltado fuera del mismo, y más en un mundo como el del fútbol que, después de colgar las botas, podría haber estado a sus pies.

El fútbol español, a través del Real Madrid, despidió sin pena ni gloria a un futbolista técnicamente impresionante, con un talento difícil de encontrar.

Queda la sensación de que Guti no respeta el fútbol con la seriedad y pasión que éste deporte merece. Ser futbolista profesional, y más en un equipo de élite, es mucho más que entrenar entre semana y jugar cada domingo. Hay muchos detalles que cuidar, una imagen, y una afición y unos seguidores a los que respetar y responder. Pero ello requiere inteligencia. También amor verdadero por el fútbol. Y los hechos demuestran que Guti no madura, que siempre será un Peter Pan.

Qué pena que su cabeza nunca haya estado al nivel de su talento futbolístico. Al final se va a llevar del fútbol mucho más de lo que él le ha dado. Podía haber vivido en el recuerdo de los grandes del fútbol español. Pero al final cada uno escribe su propia historia.

Sergio-Lovingfutbol